Ortigas

Ortigas

La ortiga es una planta silvestre perenne (Urtica dioica), perteneciente a la familia Urticaceae, muy común de encontrar en zanjas, terrenos sin cultivar ricos en compuestos orgánicos y en construcciones derrumbadas o abandonadas; es considerada por los agricultores una mala hierbs e invasora.

Su nombre se deriva del latín urere = "quemar", y de él deriva el término "urticaria" que se utiliza en la medicina.

Toda la planta está cubierta de pelos glandulares espinosos, con un botón apical pequeño que, al menor roce, deja escapar un líquido irritante compuesto por ácido fórmico y ácido gálico, que causa enrojecimiento y picazón intensa.
Este hecho le ha dado una connotación negativa, por lo que se la maneja con cuidado utilizando guantes. Los pelos urticantes son una defensa de la planta para desalentar su consumo por parte de humanos y animales.

Desde tiempos prehistóricos, el hombre, venciendo la natural aversión a las características de esta planta, se dio cuenta de que la misma podía proporcionar alimento y fibras robustas. En Dinamarca fue encontrado el cuerpo de un hombre, que se remonta a la Edad del Bronce, envuelto en un manto de fibra de ortiga. En Alemania durante la Primera Guerra Mundial, cuando se produjo una grave escasez de algodón, fue utilizada como sustituto, ya que el tejido producido a partir de sus fibras, era extraordinariamente resistente. Los romanos valoraban sus propiedades curativas y afrodisíacas. Los médicos latinos aconsejaban la "urticación" en casos de reumatismo crónico, consistente en golpear o frotar la parte afectada con un manojo de ramas de ortiga, para producir el enrojecimiento de la piel y por lo tanto una mayor afluencia de sangre. También los griegos eran muy aficionados a esta planta por sus múltiples propiedades y, según Aristófanes, había que recogerla antes de la llegada de las golondrinas, cuando era más tierna. Durante la Edad Media, la flagelación con ortigas, ya que provoca vasodilatación, fue considerada un remedio para tratar la gota, el reumatismo, la fiebre tifoidea, accidentes cerebrovasculares y amenorrea.

La ortiga, tanto en el pasado, como también hoy, se ha utilizado ampliamente en varios campos: como hierba medicinal, en la cosmética, como forraje, como sustituto del algodón para fabricar telas y, finalmente, en la cocina.

Esta planta siempre fue considerada una comestible. Los antiguos griegos eran muy aficionados a ella, y aconsejaban recogerla en primavera, cuando sus brotes eran más tiernos y adecuados para ser consumidos en ensaladas. De hecho, la ortiga pierde su efecto urticante después de un corto tiempo de cocción, pero también después de 24 horas de recogida por lo que no existen problemas para comerla cruda.

Puede remplazar a la espinaca en muchas preparaciones: como guarnición, cocida y sazonada con aceite de oliva y limón o mantequilla, o combinada con ricota, para rellenar ravioles y pasteles. Sus brotes suelen cocinarse en tortillas o risottos. En combinación con otras hierbas se pueden utilizar en sopas de verduras y guisos.

Comúnmente se usan las hojas frescas y jóvenes, pero también conviene disponer de hojas secas, para preparar tisanas y tés útiles en el tratamiento de la tos, trastornos intestinales, hipertension arterial y dolor en las articulaciones.

La ortiga es una buena fuente de vitaminas A, C y E, asi como B1, B2, B3 y B5. Tambien es rica en calcio, hierro, folato, potasio, magnesio, manganeso, fosforo, selenio y cinc.

Comentarios sobre este ingrediente (2)

Leonardo Nunes
Leonardo Nunes
Amigo!!!
peçeo el especial favor de me indicar como tirar los piquittos de la hortiga para despues preparar la sopa? Ou vai assim miesmo.?
obrigado.
leonardo.
26 febrero 2015, 15:02
How is this?
0
0
Responder
Jose
Jose
Se poede consumir la ortiga cuando ya esta florecida?
21 marzo 2019, 14:11
How is this?
0
0
Responder