Menos azúcar para una buena salud

A todos nos gustan los postres , las golosinas y muchos alimentos y bebidas que cuentan con grandes cantidades de azúcar. Pero hablando de tener una buena salud, no sólo es la diabetes la enfermedad que aparece provocada por el exceso de dulces, lo que se convierte en una advertencia para aminorar su consumo.

Especialistas en el tema, recomiendan que un hombre adulto no debe consumir más de 9 cucharadas de azúcar al día, y las mujeres no deben exceder el consumo de 5 cucharadas. Pero esto no solo tiene que ver con la cantidad que se agrega a algunas bebidas como el café o el té, también tiene que ver con otros alimentos y bebidas preparadas y que están listas para ser consumidas.

La diabetes suele ser la enfermedad más común y que se produce por altos niveles de glucosa en la sangre. Pero además de este mal, el azúcar puede causar un efecto negativo en el mecanismo de bombeo del corazón y también puede incrementar el riesgo de padecer una insuficiencia cardiaca.

Un estudio publicado por la revista Nature, causó sorpresa cuando publicó que un alto consumo de azúcar podría causar daño al hígado, un daño muy similar al que produce el alcohol, y que puede causar entre otras condiciones, insuficiencia hepática, hipertensión y pancreatitis.  

La obesidad en niños y adolescentes tendría que ver mucho con los niveles de azúcar que se consuman, sobre todo en lo relacionado a las bebidas azucaradas. Otra investigación que fue publicada en el 2010, informó que la fructuosa puede hacer que se acumule más grasa abdominal, ya que las células grasas viscerales maduran más rápido, trayendo como consecuencia una abultada barriga y un riesgo mayor de padecer y enfermedades cardiacas.

Un consumo excesivo de azúcar puede también acelerar el envejecimiento de las células, afectando el cerebro, ocasionando deficiencias en la memoria, en la salud cognitiva en general, y hasta más arrugas.

El cáncer es otra enfermedad que parece estar estrechamente vinculada con los altos consumos de , y recientes estudios aseguran que puede provocar una resistencia a la insulina, situación que se vincula a varios casos de cáncer.

Investigaciones han encontrado que los azúcares que se acumulan en el intestino activan que se forme una hormona conocida como GIP, que es controlada por una proteína llamada B-catenina, muy dependiente de los niveles de azúcar y que a su vez es responsable de un aumento de insulina que libera el páncreas.

En la investigación se encontró que esta proteína puede provocar que las células sean más sensibles a la formación de algún tipo de cáncer, demostrándose además, que un alto consumo de azúcar y almidón puede afectar negativamente a pacientes que padecen de de mama o de colón.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

Todo lo bueno que ofrece la canela para la salud
Las gaseosas aumentan el riesgo de padecer ciertas enfermedades
Propiedades nutritivas de la guanábana