Verduras congeladas: todas las respuestas a tus preguntas

Disponibles todo el año y siempre a mano en el , las congeladas son una buena alternativa a las verduras frescas, siempre que se sepan elegir y preparar adecuadamente.

Tenemos que comer muchas verduras, todos estamos de acuerdo: pero, antes que nada, debemos encontrarlas, prepararlas, conservarlas. Incluso los más voluntariosos pueden desanimarse al ver un zucchini ya arrugado comprado dos días antes o medio kilo de judías verdes para pelar... ¡Pero existe una solución! Prácticas para tener siempre a mano en el freezer, las verduras congeladas tienen muchas ventajas...


¿Por qué los alimentos congelados contienen más que las verduras frescas?

Entre la recolección y la congelación, pasan al máximo 5 horas. Cuando se compran verduras en el mercado, son frescas, por supuesto, pero pierden la mitad de sus vitaminas si no se consumen dentro de las 24 horas. Para aprovechar al máximo sus cualidades, se las debe consumir inmediatamente, tan pronto como se recojan: ¡lo cual es imposible a menos que tengamos nuestro propio huerto!

Es por eso que las verduras congeladas contienen muchas más vitaminas del kilo de habichuelas que compramos el lunes por la mañana, pero preparamos el jueves por la noche.

Además, las verduras congeladas se encuentran durante todo el año, lo que nos permite cocinar un pimiento en pleno invierno sin tener que comprar vegetales importados y caros. El origen de las verduras está escrito en el sobre, basta con leerlo. Sin embargo, hay que tener cuidado: nunca se debe volver a congelar un producto congelado.


¿En qué consiste la congelación?

La congelación profunda es un proceso que implica llevar los productos en muy poco tiempo a -18 °. La velocidad de enfriamiento garantiza que se conserven las cualidades nutricionales.

En la congelación, sin embargo, la disminución de la temperatura es relativamente lenta: toma 24 horas, en general, para que la comida se congele por completo. La formación de grandes cristales de hielo hace que las células de la planta exploten y los valores nutricionales de los alimentos se puedan alterar. Para congelar bien, hay que asegurarse de que la comida sea lo menos "húmeda" posible.


¿Realmente se ahorra tiempo usando vegetales congelados?

1 kg de pimientos congelados = 1 kg de pimientos utilizados. No es lo mismo con 1 kg de pimientos frescos, porque será necesario cortarlos, quitar el peciolo y las semillas. Otra ventaja: compro 1 kg pero solo necesito 200 gr.? Tomo la cantidad necesaria de la bolsa y dejo el resto en el freezer. Por último, y no menos importante, las verduras congeladas no sufren los mismos cambios en el precio que los productos frescos, y están disponibles todo el año.

Desde el punto de vista del tiempo de preparación, los vegetales congelados ¡ya vienen cortados, pelados, blanqueados, se pueden usar directamente! Simplemente se calientan o descongelan (en el horno o en el microondas), o se agregan directamente, según la recetas.

Es posible encontrar verduras congeladas solas o mezcladas, cocidas o no... ¡solo hay que elegir las que deseamos!

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios