Cómo cultivar el jengibre en casa

El jengibre es un ingrediente muy presente en la cocina actual: se utiliza en ensaladas y otras preparaciones, pero también en infusiones y tés, y es un gran aliado para nuestra salud. Tiene importantes propiedades anti-inflamatorias y su consumo se recomienda especialmente en caso de síntomas dolor de garganta, resfriado o gripe temprana.

Aunque a menudo se piensa en el jengibre como una planta exótica cultivada en países distantes con diferentes climas, su cultivo no es de ninguna manera difícil.

Hablando con propiedad, el es un rizoma, que para crecer necesita un poco de cuidado, pero requiere poco esfuerzo y dedicación. Veamos los pasos necesarios para cultivar el jengibre en casa que, seguramente, con un poco de paciencia, nos dará grandes satisfacciones.

Cultivar jengibre en 6 sencillos pasos


1.Para empezar conseguir algo de rizoma de jengibre, preferiblemente orgánico. Si se compra el que comúnmente se vende en los supermercados, es aconsejable dejarlo reposar una noche sumergido en agua, para que pierda sustancias antigerminantes que puedan habersele aplicado. Cortar luego los rizomas en pedazos más pequeños, asegurándose de que en cada pieza existan al menos dos yemas.

2. Elegir un recipiente adecuado, una maceta de terracota grande es ciertamente la solución más apropiada, ya que permite la óptima transpiración de las raíces. En el fondo de la maceta es recomendable poner una capa de drenaje de arcilla expandida o grava, debido a que el jengibre no se favorece del agua estancada, por lo que es importante que el suelo esté húmedo, pero no excesivamente saturado.

3. Añadir una capa de tierra de unos 10-15 centímetros, prefiriendo tierra con un buen grado de drenaje; luego completar con una delgada capa de tierra fina, posiblemente enriquecida con arena, en la que se insertarán los rizomas de jengibre .

4. Plantar de los rizomas bien espaciados y cubrirlos con otra capa de tierra fina de aproximadamente 5 centímetros. Se puede añadir una cantidad adicional de tierra después de algún tiempo, tan pronto como los rizomas broten y somen fuera de la tierra. De esta manera se promueve un crecimiento en altura, resultando en un aumento de las raíces que luego constituirán el producto final.

5. Una ultima previsión importante se refiere al mantenimiento de una temperatura constante de aproximadamente 15-20 ° C. Por ello, es aconsejable plantar jengibre a inicios de la primavera, posiblemente cubriendo el recipiente durante algún tiempo con una envoltura de plástico - para que las temperaturas suaves de la primavera y el verano fomenrn el buen crecimiento. Los rizomas deben ser regados con regularidad, teniendo cuidado de que el suelo se mantenga húmedo, pero nunca demasiado mojado.

6. La cosecha se puede llevar a cabo ya después de 5 o 6 meses de haberlos plantado, pero el mejor momento es después de aproximadamente 10 meses, cuando las hojas de la planta que se habrá desarrollado se sequen casi totalmente .

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios