La calabaza, un vegetal lleno de color y de mucha salud

La calabaza es un vegetal propio de la familia de las Cucurbitáceas y su planta es la calabacera. Su origen sigue siendo desconocido, aunque para muchos, es oriunda de Asia Meridional, llegándose desde allí a  América Central y luego se expandió por todo el mundo. Para poder desarrollarse necesitan de un clima cálido y húmedo, no resistiendo el calor o el frio intenso.

Llama la atención por su gran tamaño y su color intensamente anaranjado. Se ha hecho popular en los Estados Unidos, ya que se ha convertido en típico adorno de Halloween. Pero aparte de ser tan conocida, la calabaza es un alimento rico en nutrientes, propiedades y dueña de un sabor intenso y demasiado particular.

Contiene vitaminas como la A, C y E, así como las del complejo B; a su vez son muchos los que mantienen saludable el organismo y protegen el organismo.

La vitamina A es ideal para mantener las mucosas en buen estado, una adecuada visión y hasta se ha comprobado que puede prevenir algunos tipos de cáncer, como el de garganta y de pulmón.

Entre los minerales que posee se encuentran el calcio, potasio, cobre y fósforo.

De la calabaza pueden aprovecharse también sus semillas, llenas de proteínas esenciales para el desarrollo del sistema muscular, así como para fortalecer el crecimiento del cabello. Son fuente poderosa de omega 3, hierro, zinc, fibra alimenticia y no producen colesterol.

Ayuda además, a prevenir y evitar infecciones del Aparato respiratorio, problemas cardiovasculares y degenerativos y es un laxante cien por ciento natural.

Es considerada  como uno de los más bajos calóricamente hablando, siendo un gran alimento para preparar dietas para adelgazar y reducir el colesterol.

Al contener una elevada cantidad de y minerales, la calabaza no debe faltar en la dieta infantil, siendo un perfecto ingrediente para hacer puré, acompañarla con otros vegetales, con queso rallado y aceite de oliva.

Otra alternativa para prepararla es al horno, o haciendo una cazuela de verduras pero con base en calabaza.

Hay que tener muy en cuenta, que existe un tipo de calabaza que solo se usa para decoración, por lo que no es comestible.

Para realizar una buena compra, hay que elegir una que tenga la piel brillante y libre de marcas. Cuando se ha comprado la calabaza adecuada puede cocinarse y congelarse hasta por un mes.

Además del puré de y de la cazuela pueden tenerse como alternativas otras recetas como la crema de calabaza al roquefort, la calabaza de Angola en almíbar o el arroz caldoso con calabaza y legumbres.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

Los espárragos y sus maravillas en la salud
La calabaza, ideal para la salud y la belleza de la piel
Las espinacas y sus nutrientes
Un perfecto arbolito: el brócoli