Los espárragos y sus maravillas en la salud

Además de ser sabrosos, los espárragos poseen muchos nutrientes que resultan muy buenos para la , motivo por el cual no deben faltar en ninguna dieta.

Los espárragos ofrecen mucha fibra y ácido fólico, ayudando a conservar la piel más resistente y llena de salud. El cromo y los oligoelementos que también contiene, mejoran la circulación de la sangre.

Y al contener mucho ácido fólico se convierte en el alimento estrella para las mujeres gestantes, ya que los médicos lo recomiendan mucho en esta etapa. Se sabe que el ácido fólico ayuda en la prevención de posibles nacimientos defectuosos y en otros problemas que pueden darse en el momento del parto.

Los suplementos de folato con ácido fólico son ideales para la regulación de la formación de las células embrionarias y fetales. Como si fuera poco, se considera un gran apoyo en la prevención de los nacimientos prematuros.

Los espárragos al igual que la mayoría de los , comparte la particularidad de ser un potente desintoxicante, sirviendo de mucha ayuda en la descomposición de los agentes cancerígenos del organismo.

Al ser una gran fuente de , destacando las del tipo A, C, E y K ayudan en la manutención de una piel más sana y joven. Sus naturales son muy efectivos para neutralizar las células radicales y retrasan el proceso natural de envejecimiento.

Los espárragos ejercen funciones diuréticas muy naturales y sirven para facilitar la fluidez del sistema urinario. Resulta muy recomendable para aquellas personas que sufren de edemas y de alteraciones en la presión arterial.

La vitamina B12 es ideal para que el cuerpo se mantenga sano y joven, y los espárragos son perfectos para reducir y evitar el deterioro cognitivo del cerebro.

Tampoco hay que olvidar que estos vegetales poseen un escaso contenido de hidratos de carbono, lo que los hace muy apropiados para la dieta de las personas diabéticas. Si se acompañan con huevo, se convierten en un alimento de mucho valor para estos enfermos.

Otros de sus tienen que ver con el tratamiento de la infertilidad, la impotencia, ayuda a controlar los síndromes de la menopausia y otras enfermedades infecciosas como la sífilis y el herpes.

Muchos estudios lo convierten en parte muy importante en tratamientos contra las fiebres crónicas, para curar trastornos renales  y para ayudar en la producción de leche en madres lactantes.

Algunas mujeres no dudan en incluirlo en muchos de sus platillos ya que son buenos para limpiar y fortalecer los órganos reproductores y tratar enfermedades como la dismenorrea, amenorrea y enfermedades inflamatorias pélvicas.

Estas son solo algunas de las razones para no dudar en comprar espárragos y convertirlo en el ingrediente estrella de la cocina.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

La calabaza, un vegetal lleno de color y de mucha salud
Un perfecto arbolito: el brócoli
Las espinacas y sus nutrientes
La mandarina, fruta perfecta para verse bien por dentro y por fuera