Arroz al horno, una alternativa a la pasta gratinada

El arroz al horno es un plato casero y rústico, perfecto tanto para el almuerzo como para la cena y muchas veces se realiza con sobrantes. Seguramente habrás cocinado pasta gratinada y el concepto es el mismo. El arroz al horno tiene como base un risotto, que puede ser el que se preparó el día anterior y que sobró, o incluso un risotto que salió mal y que puede ser recuperado, o un simple arroz hervido aún por sazonar. Las posibilidades son infinitas, pero veamos la receta básica, la del al horno con tomate y albahaca.


Arroz al horno: receta básica

Ingredientes para 4 personas.
300 gramos de arroz o sobrantes de arroz hervido (elija el que es para risotto)
1 lata de puré de tomate de 700 mililitros
1 cebolla
2 mozzarellas
Queso parmesano
Aceite de oliva v. e. al gusto
Sal al gusto
Hojas de albahaca

Preparar la salsa de tomate, cortar la cebolla finamente y freírla con el aceite de oliva virgen extra. Cuando esté dorada, agregar el puré de tomate, sazonar con sal y cocinar hasta que espese

Si se necesita cocinar el arroz, poner una olla al fuego con abundante agua con sal. Cuando comience a hervir, echar el arroz y cocinarlo hasta que esté listo. Retirarlo justo a punto de cocción o un poco antes, porque se seguirá cocinando en el horno y se corre el riesgo de que se cocine demasiado.

Mientras tanto, exprimir la mozzarella y cortarla en cubos.

Sazonar el arroz hervido (o sobrante) con la salsa de tomate y transferirlo a una fuente para hornear. Extender la mozzarella, espolvorear con el queso parmesano y agregar las hojas de albahaca. Poner todo en un horno precalentado a 180° C durante unos 20 minutos. Si se desea obtener una corteza en la superficie, activar el grill durante los últimos 3 minutos.


Variantes de arroz al horno

El arroz al horno también es excelente sin tomate, por ejemplo, a partir de una calabaza o un risotto al azafrán, que se podrá mezclar con cubos de mozzarella ahumada o fiordilatte y parmesano. Pero en general, el arroz al horno es perfecto tanto en una versión vegetariana como con carne. Probarlo también con un de salchicha, ¡delicioso! En cambio, no se recomienda con pescado, dada la presencia de quesos durante el gratinado.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios