La importancia de un desayuno equilibrado

Probablemente nos espera un día pesado en la oficina. La actividad física máxima que podríamos tener en cuenta hoy es maniobrar detrás del volante durante el estacionamiento y caminar hacia la expendedora del café por el resto de las horas.

Por otro lado, habrá que responder cien preguntas y tomar cien microdecisiones, lo que hará consumir un millón de vatios de energía mental y ni una caloría. Fácil de entender, entonces, la importancia de un desayuno equilibrado, que nos permita enfrentar la mañana con una buena reactividad, evitar la somnolencia y la pereza, manteniendo las reacciones bajo control y llegar al almuerzo con apetito pero no con hambre de lobos, lo que nos empujaría a un almuerzo voraz y quizás excesivo.


Las reglas de un equilibrado

Nada complicado, sino simples referencias a los principios de una nutrición adecuada, sin perjuicio de las necesidades de quienes siguen regímenes dietéticos particulares. Carbohidratos simples para la y complejos para la resistencia; bebidas saludables ricas en nutrientes (vitaminas, minerales) como licuados y jugos de frutas y vegetales; grasas mínimas; y ese toque personal que puede provenir de un café o un buen té de hoja.


A qué hay que prestarle atención?

Para preparar un desayuno saludable y equilibrado es bueno prestar atención a algunos detalles:

- Tener cuidado con los alimentos que contienen mucho azúcar: todos los , por ejemplo, contienen azúcares (en forma de almidón) pero también las frutas. Es mejor consumir una taza de cereales y reducir las galletas, aunque no es necesario eliminarlas.

- También es importante la atención a la leche, que contiene azúcar pero también lactosa, hacia la cual es frecuente la intolerancia.

- Finalmente, tener cuidado con los productos envasados, que pueden contener una gran cantidad de azúcares ocultos.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

"¿El mejor desayuno? Una rebanada de pizza"
Lo mejor para el desayuno
Jugando con las frutas y los cereales para crear desayunos infantiles