El jengibre y el ginger ale

Siempre hemos escuchado hablar del ginger ale, una bebida que podemos encontrarla ya embotellada en las tiendas y supermercados, que resulta muy sabrosa y refrescante. Lo que quizás muchos desconozcan, es que esta bebida ha sido preparada con jengibre y otros ingredientes que mejoran la salud.

Como todo lo natural, resulta mucho mejor prepararla en casa y aprovechar todos sus beneficios. Además, es muy fácil de preparar.

El jengibre es una planta llena de para la salud, es ideal para solucionar problemas digestivos, ayuda a eliminar los gases intestinales, y resulta muy bueno para acabar con náuseas y mareos causados por muchos movimientos.

Se recomienda para controlar las náuseas y vómitos de las mujeres gestantes y se han visto casos, en los que resulta más efectivo que los mismos medicamentos.

Por otro lado, vemos que el kión, como también se le conoce, es dueño de propiedades antiinflamatorias y esto es gracias a los gingeroles, compuestos que se encargan de esta función.

Por ello, cada vez son más las personas afectadas de artritis reumatoide o degenerativa que consumen esta bebida, al igual que quienes padecen de musculares crónicos u osteoporosis.

Como si fuera poco, se ha descubierto que el jengibre protege contra algunos casos de cáncer, como el de ovarios y el colorrectal, ya que es capaz de inhibir las células cancerígenas.

En realidad, es bueno para todo incluso para mejorar el estado de ánimo ya que hace que nuestro cuerpo esté más flexible y pasemos mayor parte del tiempo de mejor humor. Es bueno consumir ginger ale en invierno ya que gracias a su efecto termal, eleva la temperatura del organismo, siendo un gran protector del frío. Por ello, los vasos sanguíneos se dilatan y se incrementa la circulación sanguínea.

En general, esta planta  es muy positiva ya que contiene una gran cantidad de antioxidantes, ayudando al cuerpo a deshacerse de los radicales libres que causan mucho daño.

La receta del ginger ale

En cuanto a la receta de esta bebida, solo se necesitan 25 milímetros de raíz de jengibre picada, ½ taza de jugo de limón, ½  taza de azúcar, 1 cucharada de melaza, ½ cucharada de sal del Himalaya y 8 tazas de agua filtrada.

Se colocan 2 tazas de agua filtrada, el jengibre, el azúcar y la sal y se lleva a ebullición por unos 5 minutos. Para que la bebida se enfríe, se puede añadir el resto del agua. Después se añade el jugo de limón y la mezcla de jengibre. Se lleva a refrigerar en un recipiente cerrado por dos o tres días y antes de beberlo, se debe colar.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

Las fresas, ricas y llenas de salud
El vino y sus mitos
Las Cerezas para la salud y la belleza
El apio y sus muchos beneficios en la salud