Todo lo bueno de comer una ensalada

Es un plato que no gusta muchos a los niños ni a los adolescentes, pero cuando se llega a la juventud se convierte en el preferido. Estamos hablando de las ensaladas, una comida ligera, con un mínimo de calorías y que es excelente para mantener el peso ideal, y lucir una piel sana, limpia y siempre joven.

En la actualidad es la favorita de todas las mamás, tanto para su propio consumo como para el de sus hijos, ya que es necesario que en la dieta de un niño, se incluya una porción diaria de frutas y verduras.

Son muchos los beneficios que ofrecen todos los ingredientes que forman parte de una ensalada el hecho de ser una enorme fuente de vitaminas. Una buena porción de ensalada puede brindar del tipo A, B, C y K, cada una de las cuales ofrece distintos beneficios en el organismo como huesos y dientes fuertes, energía para seguir con las actividades diarias, y una piel más cuidada.

Solo hay que masticar despacio cada componente de la preparación para disfrutar de su exquisito sabor, y se estará listo para seguir con la rutina.

Son también, ricas en ofreciendo calcio, hierro, potasio y magnesio, todo lo que el cuerpo necesita para rendir adecuadamente, ayudando a que se desarrolle un perfecto transporte de oxígeno a la sangre, y disminuyendo las posibilidades de padecer alguna enfermedad cardiovascular.

También son buenas para la digestión, sobre todo cuando se consumen con mucho contenido de fibra y agua, que ayuda a regular la digestión, así como a evitar el estreñimiento.

Algo muy cierto e importante, es que no hace falta ser un experto cocinero para prepararlas, ya que son muy sencillas de hacer y todos pueden ayudar en su preparación. Es mucho mejor y de gran ayuda, si se tiene en casa un libro de recetas de las mejores ensaladas para poder seguir cada una de las instrucciones.

Pero con solo lavar, desinfectar los ingredientes, picarlos y revolverlos será suficiente.  En solo 15 minutos se tiene lista una ensalada para la hora de almuerzo, tiempo menor que ir a un restaurante a comer comida chatarra o pedir algo a domicilio.

Pero sin ninguna duda, comer ensaladas se ha convertido en sinónimo de perder peso, y es muy cierto ya que al comer una ensalada que contiene fibras vegetales, el estómago se siente satisfecho y no habrá necesidad de seguir consumiendo otros alimentos extra.

Pero para no ganar más calorías de las necesarias, es preferible no ponerles demasiado aderezo, o productos con alto contenido graso.

En conclusión, comer ensaladas ofrece un bienestar integral, siendo un gran apoyo para ayudar en el crecimiento de los niños y estar en extremo saludables.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

La quinua y sus muchas propiedades
Los secretos de las moras para la salud
Los secretos de la maracuyá
Navidad con comida rica y sana