5 remedios de la abuela infalibles en la cocina

La cocina es un mundo maravilloso y gracias a todos estos súper programas dedicados a los cocineros y sus recetas, estamos descubriendo infinitas posibilidades, nuevas técnicas de cocina, ingredientes de los que nunca habíamos oído o distintos cortes para obtener resultados profesionales. Increíble, ¿verdad?

Pero en todo este universo culinario que se proyecta de cara al futuro tenemos una certeza: aunque en potencia todos seamos chefs, cuando la tapa de un frasco está demasiado dura, nos enfrentamos a un problema. Entonces hay que simplificar la vida y ver 5 remedios de la abuela que resultarán indispensables en la cocina!


1. Abrir la tapa de un frasco: cinta adhesiva o agua caliente?

Cuando la tapa del frasco no se puede abrir incluso si se pone hasta el alma en lograrlo, se tratan de imaginar todas las técnicas posibles para abrirlo. La abuela, sin embargo, recomienda dos específicos: usar cinta adhesiva o agua caliente.

Cinta adhesiva: poner la cinta adhesiva cubriendo la mitad derecha de la tapa, de atrás hacia adelante, dejando hacia nosotros un margen de la cinta que sobre (al menos 4-5 cm). En ese punto, tirar de la porción de la cinta que sobra y la tapa se abrirá.

Agua caliente: llenar un cuenco o un plato con agua caliente; sumergir la tapa del frasco durante unos 60 segundos y la movida está hecha. Parece fácil, ¿verdad?


2. Nunca tiene vino disponible para cocinar? Congelar el que sobra!

Quién cocina sabe que para ciertas recetas un chorrito de vino es necesario. Pero no todo el mundo tiene siempre vino en la nevera, y no todo el mundo está dispuesto a abrir una botella sin perspectivas de una cena o de tomar una copa. Pero también es cierto que, misteriosamente, a veces, el vino sobra. Situación perfecta para conservarlo y utilizarlo cuando la receta lo indique. ¿Cómo? La abuela sugiere tomar una bandeja de cubitos de hielo, llenarlo con los restos del vino y congelarlo. En la próxima oportrunidad, ya se tendrá el vino en la cantidad correcta, listo para incorporarlo a la receta

3. Si la ensalada en bolsas se echa a perder rápidamente utilizar toallas de papel

Así es, una toalla de papel puede ayudar. Muchos utilizan las ensaladas en bolsas, ya sea porque les permite variar con los gustos, ya sea porque son prácticas y rápidas de preparar. Pero el principal problema al abrir una bolsa de ensalada es que, si no se come de inmediato, se echa a perder rápidamente debido a la condensación que se forma en la nevera a causa del plástico. La abuela sugiereó entonces poner en la bolsa, por encima y por debajo de la ensalada, toallas de papel, para evitar la condensación de agua y que se eche a perder la ensalada!


4. ¿Polillas? Cáscara de naranja!

Cuando agarremos nuestra remera favorita del armario y encontramos con más de un pequeño agujero que apareció de la nada, probablemente alguna simpática polilla anidó en el armario. Existen productos químicos que son capaces de eliminarlas, pero la abuela siempre tiene una alternativa. Dejar secar cáscaras de naranjas, ponerlas en una bolsa de gasa o de organza y apoyarla en su armario. Adiós queridas polillas!

5. Si quedó olor a pescado en las sartenes, usar té!

El pescado es un alimento muy bueno y rico en propiedades, pero a menos que tengamos una casa lo suficientemente grande, cocinarlo podría significar esparcir su aroma en todas partes. Y justamente su fuerte olor impregna ollas y sartenes, dejándolas "perfumadas", incluso después de algunos lavados. La abuela recomienda, para eliminar el olor a pescado, sumergir una bolsa de té en una taza de agua tibia y luego limpiar la sartén con la bolsa. Listos para experimentarlo!

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

Trucos en la cocina (II)
Trucos en la cocina (III)
Marinadas: súper:fáciles pero atención a los errores
Pepinos: un par de trucos para que sean más digeribles