Trucos en la cocina (I)

Pequeñas alquimias de efectos extraordinarios para resolver los problemas más comunes. Y sentirse magos de la cocina. Veamos...

Frutas y hortalizas

Vegetales inmortales. El secreto consiste en eliminar la humedad (que pudre las frutas y hortalizas), pero no demasiado (si no se marchitan). Pero, ¿cómo? Con el truco de doble bolsa. Ponerlas primero en bolsas de papel, y luego en el refrigerador en bolsas de plástico. Tendrán el doble de duración. También se aplica a los plátanos que por lo general se vuelven negros donde quiera se los ponga; recordar también no separarlos del casco: si se mantienen unidos al casco duran más tiempo. Si sealmacenan frutas y verduras en los cajones del refrigerador, se pueden dejar sueltas, pero teniendo cuidado de forrar el cajón con una doble capa de papel de cocina.

Verduras marchitas. Algunas verduras frescas, tales como zanahorias, apio y rábanos, después de un poco de días se ponen blandas. Para traerlas de vuelta a la vida, sumergirlos en un recipiente con agua, cubitos de hielo y una rodaja de patata (cruda). Y listo, el milagro está hecho. Tomará una hora.

Hierbas listas para usar. Enjuagar la hierbas aromáticas así como están, sin deshojarlas, secar con cuidado con papel de cocina, guardarlas en bolsas de plástico adecuadas para hielo, cerrarlas y colocar en el congelador. Al momento del uso todavía congeladas, picarlas.

Fruta dura como piedra? En una noche madurará si se pone en una bolsa de papel con una manzana: ésta última libera una sustancia, el etileno, que acelera el proceso de maduración (truco igualmente válido para madurar aguacates).

Contra el despilfarro del limón. Se precisa sólo una gota y entonces son las dos mitades que andan por el refrigerador y terminan marchitandose. Un clásico que puede ser evitado con un simple truco: atravesar el limón por un pincho y sólo exprimir la cantidad deseada.

Setas resbaladizas. Se han congelado porque eran demasiadas, pero una vez en la sartén se vuelven viscosas y gomosas. Es típico después de pasar por el freezer. Entonces, proceder así: limpiarlas, cortarlas en piezas grandes y hervirlas durante 1 minuto en agua y vinagre (sin sal). Escurrir,y dejar secar sobre una toalla. Extenderlas en una bandeja y congelarlas (una vez endurecidas, se pueden poner en una bolsa). Y no habrá sorpresas en la cocina.

Espinaca verde esperanza. Se hirvió espinaca y ahora está negra como alquitrán? Lo mismo ocurre con las hojas de albahaca que se ponen en la pizza. Lo primero es lo primero. Para las hojas verdes cocidas, el secreto es cocinar muy brevemente (sumergiéndolas en agua caliente) y luego ponerlas en agua con hielo inmediatamente después de que hayan sido coladas; quedarán de color verde brillante. Si la cocción es al horno, simplemente cepillar las hojas con un poco de aceite antes de cocinar y no se oscurecerán

Las patatas se pelan solas. Estamos hablando de las patatas hervidas, que deben ser estrictamente cocidas con su piel ya que de otro modo se llenan de agua. El problema es que luego pelarlas puede ser un trabajo. Esta es la solución: antes de cocinar las patatas, practicar una incisión como anillo a aproximadamente la mitad de la altura, luego hervir y enfriar por agua fría. En este punto pinchar la piel en ambos extremos con las yemas de los dedos y girar ligeramente: se desprenderá como por arte de magia.

Trucos en la cocina (II) 
Trucos en la cocina (III) 

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

Trucos en la cocina (III)
Trucos en la cocina (II)
Marinadas: súper:fáciles pero atención a los errores
5 remedios de la abuela infalibles en la cocina