El limón y sus poderes en el cuidado de la piel y la belleza

El limón es un fruto cítrico al cual se le han atribuido muchas propiedades para la salud gracias a que contiene sustancias como ácido cítrico, calcio, vitamina C, magnesio, pectina y limoneno.

Es bueno para eliminar las toxinas del hígado, manteniendo a la vez la sana. Posee un efecto antioxidante combatiendo los radicales libres y retrasando el envejecimiento.

Por otro lado y gracias a su alto contenido de vitamina C, estimula el sistema inmunológico fortaleciéndolo.

Alivia las inflamaciones y controla la presión arterial ya que contienen flavonoides que mejoran el flujo de la sangre.

Para muchas personas, el limón se ha convertido en el remedio perfecto para combatir la halitosis o el mal aliento, ya que lo refresca y combate otros sabores como el del ajo, de los cigarrillos y del alcohol.

Algo muy bueno también, es que ayuda a combatir las células cancerígenas. Esto se debe a su contenido de pectina cítrica modificada y a sus limonoides.

Pero para la , es un ingrediente estrella ya que es un producto natural, económico, fácil de conseguir y que no va a ocasionar daños ya que carece de químicos.

Tener puntos negros en el rostro puede ser muy molesto, y esto se debe a que los poros han sido obstruidos por agentes externos. Sin embargo, el limón es ideal para tratarlos. Solo hay que exprimir medio limón en un recipiente pequeño y usando un hisopo aplicamos en el rostro dejando de lado la zona de los ojos para evitar dañarlos. Se deja actuar por 10 minutos o para mejores resultados por toda la noche y se enjuaga a la mañana siguiente.

Y para desaparecer las y las líneas de expresión tampoco debe faltar. Para este caso, se necesita mezclar una cucharada de azúcar con dos de limón y aplicar en el rostro haciendo masajes por espacio de 10 minutos.

Un secreto poco conocido es que la vitamina C que contiene el limón ayuda en la producción de colágeno, mientras que los ácidos del azúcar remueven las células muertas y reparan los daños causados en la piel.

Es ideal para quienes tienen la piel grasa ya que los limones realizan una limpieza profunda de los poros y restablecen el balance de la piel. En esta situación se puede hacer un tratamiento de vapor colocando medio limón en un bowl con agua hirviendo, después se coloca una toalla en la cabeza y se deja que el vapor haga su trabajo.

Una mascarilla facial es otra de las muy buenas alternativas. Con dos cucharadas de avena, una de limón y cuatro de yogur natural, se hace una mezcla y se coloca en el rostro dejando que actúe por cinco minutos para después enjuagar con agua fría.

Se trata de remedios fáciles, sencillos y muy efectivos que pueden ser de mucha ayuda en las cosas de belleza.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

La leche en tratamientos de belleza
Cómo nutrir la piel a través de la alimentación
El chocolate negro, un aliado para la belleza femenina
Mascarillas de belleza con ingredientes naturales