La dieta macrobiótica

Quienes desean y están cansados de probar con una y otra dieta sin resultados positivos, pueden decidirse por la conocida dieta macrobiótica, que surgió en Japón gracias a George Ohsawa.

¿En qué consiste la dieta macrobiotica?

Esta dieta no es una simple , ya que es considerada toda una filosofía de vida que une tres puntos importantes como son la alimentación, la física y la espiritualidad.

Ohsawa consideraba que esta dieta muy sencilla podría ser la clave para mantenerse saludables, motivo por el cual, decidió bautizarla como macrobiótica, que en griego quiere decir larga vida.

En realidad no es nada complicado realizar esta dieta ya que se trata de una dieta baja en grasas, con un alto consumo de fibras, un mayor aporte de granos enteros y vegetales.

Además de ser una dieta perfecta para bajar de peso, es una de las más recomendadas para prevenir y tratar el cáncer.

Qué alimenos podemos comer y cuáles no en la dieta macrobiotica:

En realidad se trata de incluir en la alimentación granos enteros como el arroz integral, la cebada, el mijo, el maíz, el trigo, el centeno, es decir, pueden consumirse cada cierto tiempo productos de panadería.

Las hortalizas no deben faltar y se convierten en el 30% de la ingesta diaria de alimentos, estas pueden comerse al vapor o en su estado natural, también pueden prepararse al horno, y se consideran aptos los frijoles. 

Tampoco debe faltar la sopa, alimento de suma importancia y que debe consumirse de uno a dos platos por día.

Las frutas son infaltables y al igual que los vegetales pueden consumirse varias veces a la semana sobre todo las peras, los melocotones, las manzanas, uvas y las fresas. Se recomienda evitar las frutas tropicales como son la papaya, la piña y el mango.

Las los pescados y mariscos también están permitidos dentro de la dieta macrobiótica. Por otro lado, la carne de vaca, de aves, los productos lácteos y los huevos no deben figurar en la lista de alimentos.

Pueden incluirse los postres pero no de forma diaria, ya sea 2 o 3 veces a la semana, prefiriendo los productos naturales.

Si bien puede ser una de las mejores dietas para mantener la línea, lo mejor es consultar previamente con un nutricionista ya que puede ser muy estricta y ocasionar la falta de proteínas, hierro, magnesio, calcio y vitamina B12 debido a la ausencia de carne y productos lácteos.

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios

Artículos relacionades

La piña, llena de propiedades y perfecta para las dietas de adelgazamiento
¿El secreto para mantener la línea? Comer de todo!
La palta, ideal para adelgazar
La merienda inteligente y la regla de las tres horas