Cómo cocinar las coles de Bruselas y algunas ideas

Las coles de Bruselas son los brotes comestibles (a diferencia de la coliflor y el brócoli, que son las flores de la planta) de la planta herbácea Brassica oleracea L., una variedad perteneciente a la familia Crucifere.

La planta se adapta bien a climas fríos y se dice que su cultivo comenzó en las áreas que rodean Bruselas (¡y que revela el origen del nombre!).


Propiedades nutricionales

Las coles de Bruselas son vegetales bajos en calorías: aportan alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos. Se componen de 45% de proteínas, 43% de carbohidratos y 12% de lípidos.

Son ricas en fibra y antioxidantes, vitamina K, vitamina C, para la síntesis de colágeno, vitamina A y vitamina E, importantes para una piel sana. También contienen potasio, fósforo, selenio, calcio y magnesio.

Las de Bruselas se prestan a ser cocinadas de muchas maneras. Estas son algunas ideas sobre como prepararlos.


Coles de Bruselas al horno

Entre los métodos de cocción que se sugieren se encuentra la cocción en horno. Simplemente limpiar y pelar las coles de Bruselas, y blanquearlas durante 2 o 3 minutos en agua hirviendo. Una vez cocidas y escurridas, se saltean con mantequilla en una sartén durante 2 o 3 minutos para que tengan sabor. Opcionalmente se puede agregar unas tiritas de tocino. En este punto, el contenido de la sartén se pasa a una fuente para horno, se cubre con abundante queso rallado, algunos rizos de mantequilla y se cocina a 250 grados durante 10-15 minutos. Se sirven calientes.


Hervidos y al vapor

Hervir las coles de Bruselas durante 3-4 minutos en agua hirviendo, escurrir y simplemente sazonar con un hilo de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Se pueden cortar en trozos pequeños y usar para enriquecer una rebanada de pan tostado. Si se prefieren cocinar al vapor, lo que permite no dispersar algunos nutrientes en el agua, proceder así: cortar los repollitos en trozos pequeñosy cocinarlos en una vaporera, o en una olla especial con canasta, durante aproximadamente 7-8 minutos, hasta que estén tiernas.


Recetas light

Las coles de Bruselas son excelentes para una comida ligera: probarlas con quinua hervida o cebada, tal vez en combinación con algunos tomates cherry cortados a la mitad, hojas de albahaca y un poco de queso feta desmenuzado para darles sabor.

La versión más light de la historia, siempre y cuando no se exceda con los condimentos, es la sopa crema de . Hervir en un poco de agua o caldo de verduras (para que queden cubiertos por el líquido), cocinar durante unos diez minutos y luego mixear todo. Si se desea, puede agregarse una patata pequeña para hacer la sopa más espesa y unas hojas de espinacas frescas para un color aún más brillante.

Si se está buscando una idea para un aperitivo vegetariano, extender sobre una rebanada de pan untada con queso untable bajo en grasa, las coles de Bruselas hervidas, cortadas en trozos pequeños y condimentar con un hilo de aceite de oliva virgen extra.

Recordar que, para que una receta sea realmente light, no se debe exagerar con las dosis y especialmente con los condimentos (aceite, salsas, queso, etc.).

Comentarios sobre este artículo (0)

No hay comentarios