Pastel de la abuela

Pastel de la abuela

Añadir a favoritos

Datos de la receta

Normal
Comen 6
Total: = prep. + coc.

Ingredientes

Para la masa quebrada:
450 gr. de harina
200 gr. de mantequilla
160 gr. de azúcar
2 huevos medianos
Ralladura de 1 limón orgánico
1 pizca de sal
1/2 cdta. de polvo de hornear

Para la crema pastelera:
750 gr. de leche entera fresca
225 gr. de azúcar
35 gr. de almidón de maíz
30 gr. de harina
3 huevos + 1 yema
1 cdta. de extracto de vainilla (o las semillas de una baya)

Para decorar:
80 gr. de piñones
azúcar glass al gusto

Cómo hacer Pastel de la abuela

Para la masa quebrada, poner la mantequilla fría de la nevera cortada en trocitos y la harina en el bol de un procesador de alimentos. Accionar las cuchillas hasta obtener una mezcla arenosa. Transferir esta mezcla a una tabla de repostería, hacer un hueco en el centro y verter el azúcar, los huevos y la ralladura de limón. Trabajar brevemente con las manos sin sobrecalentar la masa y solo el tiempo necesario para que quede compacta. Formar una masa, aplastarla ligeramente, cubrirla con film transparente y llevarla a la nevera para que descanse durante al menos 30 minutos.

Mientras tanto, hacer la crema pastelera. Verter la leche en una cacerola de fondo grueso y agregar el extracto de vainilla o las semillas de la baya. Llevar la leche a ebullición ligera. En un bol, romper los huevos y añadir la yema. Verter el azúcar y comenzar a mezclar. Tamizar la harina y la maicena y agregarlas a los huevos.

Cuando la leche esté a punto de hervir, retirarla del fuego y verter un poco sobre la mezcla de huevo. Revolver bien, volver a poner la cacerola al fuego y verter toda la mezcla con los huevos. Cocinar la a fuego lento, revolviendo constantemente para evitar la formación de grumos. La crema estará lista cuando espese y nape la cuchara. Transferir la crema pastelera a una fuente de horno baja y ancha, cubrir con film transparente en contacto (para evitar la formación de costra) y dejar que se enfríe a temperatura ambiente.

Precalentar el horno a 160°C en modo estático. Retirar la masa de la nevera y enharinar ligeramente la superficie de trabajo. Extender la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de 4-5 milímetros y dividirla en dos círculos, uno un poco más grande que el otro. Con el disco más grande de masa quebrada, forrar el fondo y los bordes de un molde previamente engrasado y enharinado haciendo que se adhiera bien.

Pinchar el fondo de la masa con los dientes de un tenedor, luego verter la crema pastelera fría batida previamente. Nivelar bien la superficie de la crema con una cuchara y luego cubrirla con el disco de masa quebrada restante. Sellar bien los bordes y pasar un rodillo por el molde para eliminar el exceso de masa quebrada. Pinchar la superficie de la tarta con un tenedor, pincelar con muy poca agua y distribuir los piñones.

Hornear el durante 50 minutos colocándolo en el estante más bajo del horno. Pasado este tiempo, llevar la temperatura del horno a 180 °C, trasladar la a la rejilla central y cocinar durante 10 minutos más. Estará cocida cuando está dorada en la superficie, se hinche ligeramente y los piñones están un poco tostados.

Retirar del horno y dejar que se enfríe en la fuente durante al menos 8-10 horas. Recién cuando esté completamente fría, desmoldarla con cuidado, espolvorear con azúcar glas y servirla cortada en porciones.

Comentarios sobre esta receta (0)

No hay comentarios